miércoles, 13 de febrero de 2008

Baños del Carmen. Málaga

Otra vez la misma canción, otro caso más de hormigón y más hormigón. Vamos a talar los arbóles y vamos a construir un puerto deportivo y más centros comerciales y más multicines y más y más y.... !uf qué agobio! ni un rinconcito nos va a quedar.
Pero a quién le puede importar que destrocen Los Baños del Carmen si estan en muy mal estado, si los hemos abandonado y dicen por ahí que ese trocito de litoral es muy bueno para un puerto, para unos barquitos, para un paseíto por el borde del mar y no sé que más nos van a contar.

1 comentario:

Reposo Lazo dijo...

A mí, a mí me importa lo que hagan en los Baños del Carmen, ya lo creo que me importa y mucho. Cuando llegué a Málaga recuerdo que fué lo único que en aquellos amargos momentos me gustó y me llamó poderosamente la atención, me pareció hermoso, curioso, por ese aspecto decadente que tiene, ocupando un espacio privilegiado con hermosas vistas al mar, donde poder tomarse una cerveza mientras contemplas un hermoso atardecer y tus hijos juegan en la arena. ¿se puede pedir más?
Remedios, totalmente de acuerdo contigo, yo también estoy harta de hormigón y más hormigón y de centros comerciales y de todo ese rollo; necesitamos otro tipo de espacios o que dejen las cosas estar.